¿Por que Cable Street Beat?

GERNIKATIK LONDONERA
Ukabilak gora!



Euskal Herria, 1936.

" …Las fuerzas del general fascista sublevado Mola habían conseguido llegar por la costa, hasta Ondarroa. Desde el 24 de septiembre se había combatido delante de Eibar; los combates llegaron hasta los altos de Elgeta. Entre finales de septiembre y el 4 de octubre, un importante aprovisionamiento de armas conseguido por una delegación vasca en el exterior permitió detener la ofensiva fascista; gudaris y milicianos, apoyándose en la línea del Deba, consiguieron estabilizar el frente, conservando Eibar y Elgeta, pero cediendo una cabeza de costa, que comprendía Motriko y Ondarroa. Así quedó el frente durante el invierno, mientras que en otros sectores de Bizkaia las milicias mantenían sus posiciones de Otxandio y el Gorbea… "




Días más tarde, el 7 de octubre de 1936, en la Casa de Juntas de Gernika, se elige el primer presidente del Gobierno de “Euzkadi”: José Antonio Agirre. Setenta años después, ANV, una de las organizaciones más combatiba en esa guerra contra el fascismo y que compartía responsabilidades de gobierno junto con PNV y PSOE es ilegalizada por sus antiguos compañeros de trinchera.

Pero antes de la traición, envueltos en ese ambiente de lucha antifascista y pasos tenues de crear nuestro propio estado, las muestras de solidaridad y lucha férrea contra el fascismo se reproducían a unos cuantos cientos de kilómetros de la costa vasca…Fue en  la Cable Street de Londres.

La Batalla de Cable Street tuvo lugar el domingo 4 de octubre de 1936, en la zona de Londres llamada East End. Fue un choque entre la policía y obreros, militantes comunistas, anarquistas, judíos, socialistas e irlandeses. Mujeres y hombres antifascistas que lucharon contra un desfile de la Unión Británica de Fascistas (BUF), liderada por Oswald Mosley.



Mosley planeaba enviar 3.000 de sus “camisas negras” a través de Stepney, una zona del East End con una de las comunidades judías más extensas de Inglaterra. El gobierno se negó a prohibir la marcha y una enorme escolta policial de unos 10.000 agentes a pie y a caballo fue asignada para proteger a los fascistas desde el departamento de Aldgate, conocida como la puerta al East End, e impedir a los antifascistas reventar la marcha.

El Borrad of Deputies of Englis Jews, el Partido Comunista y el Laborista llamaron a rechazar el enfrentamiento y alejarse de la zona. Fue en vano. El Partido Comunista había convocado ese mismo día   una  concentración  en Trafalgar Square para demostrar su solidaridad  al  Frente  Popular en su lucha contra el fascismo español que se había erigido en golpe militar. Creyeron que era inmoral demostrar su solidaridad con la lucha antifascista en territorio español y no impedirlo en Londres. La concentración se canceló y tod@s corrieron a parar la marcha de Mosley. Entre 310.000 y medio millón de mujeres y hombres salieron a las calles.





- MANIFESTALDIAN MILAKA PERTSONA ZEGOEN. GAZTEAK, NAGUSIAK, DENEK ZUTEN OHIUKATZEN: EZ DIRA PASATUKO! -


“Había miles y miles de personas en la manifestación. Jóvenes, mayores, todos gritando “¡No pasarán!” y “Un, dos, tres, cuatro, cinco, queremos a Mosley vivo o muerto”. Fue como un enorme ejército que se encaminaba a la batalla, saliendo de todas las calles y esquinas del barrio. Los fascistas llegaron rodeados por un grupo aún mayor de policías cuyo objetivo era hacerles paso. De pronto, los policías a caballo comenzaron a caer, porque los más jóvenes empezaron a lanzar adoquines. Miles de agentes fueron aplastados entre los “camisas negras” y los antifascistas. Los que quedaron en pie cargaron desde sus caballos con las porras y bastones. Nos defendimos con palos, patas de silla, piedras y adoquines. Mientras estábamos atrapados sin poder movernos por la masa, se escuchó un gran estruendo de cristales rotos. Un agente de policía había sido lanzado contra un gran escaparate. Alguien gritó desde un altavoz que los agentes pretendían hacer pasar a los fascistas a través de Cable Street. Entonces una enorme barricada construida con un viejo camión, colchones y todo tipo de muebles, fue levantada en la esquina de Cable Street donde el enfrentamiento contra la policía fue más cruento. Las mujeres, en su mayoría católicas irlandesas, lanzaban basura a los policías desde las ventanas. Jamás olvidaré aquel día mientras viva, como la clase obrera se unió para derrotar al fascismo”.

- BIZI NAIZEN ARTEAN, EZ DUT LANGILEGOA FAXISMOA GARAITZEKO BATU ZENEKO EGUN HURA SEKULA AHAZTUKO -



Finalmente el jefe de la policía metropolitana le comunicó a Sir Oswald Mosley que no podrían finalizar su marcha a través del East End, así que le propuso finalizar la marcha en el Parque Victoria. Los camisas negras formaron y se marcharon hacia el oeste a través de la desierta ciudad de Londres. Al llegar al parque se dispersaron. Derrotados. 

Los habitantes del East End londinense vencieron. Los fascistas fueron derrotados y humillados, así como los policías. Y las autoridades se mostraron incapaces de defender al fascismo de la clase obrera. Se convocó una manifestación de victoria desde Cable Street hasta el Parque Victoria donde acabó la humillación a Mosley. Cientos se unieron a la marcha cantando las canciones tradicionales de la clase obrera, como La internacional o Bandiera Rossa. La batalla en Cable Street no fue sólo una acción de los habitantes del East End londinense. Los antifascistas vinieron de todos los rincones de la ciudad y alrededores. Recordando que, aunque  por entonces existían apenas unos cuantos coches y poco dinero para viajar largas distancias en tren u otro transporte, la lucha contra el fascismo era la lucha de la clase obrera.




- FAXISMOAREN AURKAKO BORROKA, LANGILEGOAREN BORROKA ZELA GOGORATUZ -



Hoy en día un gran mural pintando en los años ´80 en St. George´s Hall recuerda los hechos.

Retomando y no dejando que caiga en el olvido aquella importante fecha del 4 de octubre de 1936 tanto en Euskal Herria, como en la Cable Street, nace la iniciativa de trabajo cultural y antifascista, Cable Street Beat Euskal Herria. Tomando como referencia que otorgue a nuestro trabajo un valor antifascista indiscutible, la lucha de aquellos días en Euskal Herria y las calles de Londres.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada